lunes, 17 de diciembre de 2012

Riley, la niña socióloga.

video
Hoy, paseando por una red social, me he encontrado con un vídeo que me ha dejado más que impresionado. Se trata de una niña, llamada Riley, que se queja de por qué las niñas tienen que comprar princesas y los niños superhéroes. ¿Por qué tenemos que disgregar de esta manera en la sociedad en la que estamos viviendo actualmente? ¿Acaso las niñas no tienen derecho a que les gusten los superhéroes y a los niños las princesas por el simple hecho de la imagen y la discriminación que van a sufrir en sus clases respectivamente? Me parece denigrante que en una sociedad del S. XXI nos estemos encontrando que no te puede gustar cualquier cosa y que te acusen de "marica" (insulto estúpido dónde los haya, por cierto) o de "marimacho" por el simple hecho de que no te guste aquello que está estipulado como "femenino" y "masculino". Con este hecho lo único que se consigue es mantener una diferencia entre sexos horrible, una depreciación del sexo femenino todavía más fuerte y la infravalorización de las mujeres. En lo que respecta a las empresas, para las niñas solo está permitido aquello que sea de color rosa, porque claro, es femenino, y a los niños cualquier otra cosa que sea de otro color, porque eso es de niñas, degradando desde la más tierna infancia a las mujeres y al género femenino como completamente inferior. Beauvoir defendía que el ser hombre  mujer no se nace, se hace. Así pues, solamente son roles establecidos por la sociedad machista en la cual vivimos y que todavía tenemos que cambiar en una gran medida, desde el lenguaje genérico masculino hasta las formas más radicales de machismo latente.

1 comentario:

  1. Me quedo con la declarada de Beauvoir: "ser hombre o mujer no se hace sino que se nace". En mi opinión el ser humano, hombre o mujer (de sexo aclaro) tiene una dimensión que corresponde a la naturaleza y otra a la libertad. Cuando el ser humano hombre o mujer (de sexo aclaro)elige su rol con su libertad está obviando su naturaleza, entre la dos dimensiones del ser humano (...) está eligiendo solo una. En una ética filosofica que se fundamenta en la naturaleza no cabe elegir el rol, no es bueno, no perfecciona al ser humano (como nos demuestran experimentos relacionados con este tema, buscar ejemplo de gemelos norteamericanos, aclara bastante). La palabra género se usa con palabras y no con personas en la que se utiliza sexo, aunque esto es algo que la sociedad pretenda cambiar aprovechando el hecho, ni positivo ni negativo sino real, de que la lengua va cambiando con el tiempo.

    ResponderEliminar